Entrevista a Lorhainne Eckhart

Cuéntanos algo sobre ti.

Lo que la gente sabe de mí: estoy entre los autores éxito en ventas del New York Times y de USA Today; gané el premio Readers’ Favorite; tengo más de ochenta títulos y varias series publicadas en ebook, papel y audio; mis libros fueron traducidos al alemán, francés, italiano, español, portugués, y pronto al japonés y al chino. Me conocen por mis series románticas de familias grandes y, como un fan suele llamarme, por ser la reina de la saga familiar.

Lo que la gente no sabe de mí es que, probablemente, sea una de las autoras más rechazadas. Nadie quería publicar mis libros. Todos los agentes literarios y las editoriales más importantes me rechazaron. A eso hay que agregarle que tengo tres hijos, uno de ellos con autismo, y que, en un momento, los cuatro estuvimos sin hogar por no poder encontrar una casa en nuestra comunidad debido a la falta de propiedades disponibles.

Durante todo ese tiempo, en ningún momento abandoné mi sueño de publicar un libro. Cada vez que se cerraba una puerta, golpeaba otra. No renunciar a mi sueño me permitió encontrar la fuerza y la visión para creer sinceramente que todo es posible. Nunca es tarde para que alguien comience a vivir y a perseguir su sueño. Me arriesgué, me mantuve concentrada, y me rompí el alma hasta el punto en que ahora tengo ochenta libros publicados, una carrera, una vida gratificante para mí y para mis hijos, y logré una de las cosas más raras en la industria: poder vivir de mis ingresos como autora de tiempo completo. Esta es mi carrera, mi profesión, mi empleo, que no solo paga los gastos, mantiene a mis hijos y cubre la terapia que tanto necesitaba mi hijo, sino que me hace vivir mis sueños. Aunque, a veces, escribo sobre superar los obstáculos más oscuros, siempre hay esperanzas porque, si crees igual que yo, todo es posible.

¿Cómo empezaste a escribir libros? ¿Cuándo te diste cuenta de que te apasionaba?

Comencé a escribir libros después del nacimiento de mi hijo menor, en una de las épocas más agitadas de mi vida. A mi hijo mayor acababan de diagnosticarle autismo, mi matrimonio estaba terminado y me quedé con la gran pregunta: “¿Esto es todo?”. Y fue después de eso que tuve un sueño y me senté a escribir un libro. Me levantaba todas las noches a las dos de la mañana y escribía mientras mis hijos dormían. Jamás había soñado con ser escritora; es algo que se fue dando y descubrí una pasión por la escritura. Nunca la compartí con nadie, hasta el día en que, años más tarde, recibí un correo electrónico de una editorial con una oferta. Ahora vivo mi sueño porque cada día que me levanto es como Navidad: mi trabajo, mi carrera me llenan de una pasión de la que jamás creí que fuera posible.

¿Quiénes son tus autores favoritos a la hora de leer? ¿Algunos de ellos te inspiró para comenzar a escribir?

No tengo un autor favorito. Leo muchos géneros, pero el romance es mi favorito. ¡Porque amor es todo lo que necesitas! ¿Quién dijo eso? Ah, sí. ¿No fueron los Beatles?  Nunca me inspiraron otros autores o libros para escribir. Me inspiraron las circunstancias y solo sentí la necesidad de escribir. Y cuando escuché y me senté y comencé a escribir y continué haciéndolo, me di cuenta de que era mi vocación.

¿Tenías algún autor o libro favorito cuando eras chico?

Cuando era niña, mis libros favoritos eran la serie de La casita en la pradera, de Laura Ingalls Wilder.  No sé cuántas veces los habré leído, que terminaron gastados y con las hojas dobladas. Pero fue el amor por la familia, el ser parte de una familia grande, el amor que ellos se tenían la razón por la que escribo libros y series que se centran en la familia.

¿Qué hay de ti en los personajes de tus libros?

Me lo preguntan a menudo. Y no, la verdad, no. Creo que en todos los autores hay peculiaridades o gustos que pueden aparecer en los personajes, pero los míos son individuos independientes, con sus gustos, intereses y personalidad.  Cuando comienzo a escribir es como si el personaje se adueñara de la historia y comenzara a escribir: me cuenta su historia, me dice quién es. 

¿Cuál es el personaje que más te costó y cuál es el que más te gusta?

Brad Friessen fue, probablemente, el personaje más difícil que creé. Es un hombre muy complejo, parte de una familia Friessen dinámica, poderosa y cerrada, con dos hermanos, un primo, sus esposas y niños. Las circunstancias y sus decisiones pasadas lo convirtieron en lo que es. Brad Friessen es uno de los personajes principales en El niño olvidado, cuya versión en inglés llegó a la lista de los más vendidos en Amazon en el 2013 y se mantuvo por más de dos años. Había algo en la historia, en la historia de amor complicada entre un hombre y una mujer, y el niño pequeño con autismo, que pareció conmover a muchos lectores.

¿Cuál fue el reto más importante al que te enfrentaste en tus novelas?

La industria editorial es uno de los desafíos más difíciles y la industria más complicada para entrar. Pero se necesita pura disciplina para hacerse el tiempo diario para escribir si se quiere tener éxito. Fue un desafío desarrollar esa mentalidad de “No hay manera de que esto no suceda” y de hacerme el tiempo para escribir mientras mis hijos dormían.

¿Investigas para las novelas?

Siempre, siempre hay que investigar. Es por eso que, probablemente, nunca escriba ficción histórica: es mucha la cantidad de investigación que se necesita para tener los hechos correctos. Si tu personaje es un mecánico, será mejor que investigues y estudies todo sobre un motor, sus partes y cómo funcionan. Lo mismo con el resto de los personajes, las comunidades y las partes del país. Se investiga todo.

¿Qué género nunca escribirías y con cuál estás más cómoda escribiendo?

Nunca escribiría ciencia ficción. Jamás fue un género que me despertó interés. Sin embargo, no lo consideraría ilógico escribir ficción distópica y especulativa, que es un tema utilizado a menudo en ciencia ficción.

Escribo la clase de libros que quiero leer. El romance hace funcionar el mundo. Adoro el romance, leo romance y me gusta escribir romance.

¿Tienes algún lugar y horario especial para escribir? ¿Es algo que programas y nadie debería osar interrumpirte, o haces varias cosas al mismo tiempo?

Lo mencioné anteriormente: para poder ser un escritor de tiempo completo exitoso y para poder vivir de los ingresos, hay que ser disciplinado. Cerrar la puerta, eliminar distracciones y ser muy clara con todos sobre el tiempo en el que escribes: ¡no molestar! Como lo hago desde hace mucho tiempo, se ha convertido en una rutina para mí: me levanto a las cinco de la mañana, tomo un café, hago ejercicio, programa mi día y hago todo lo que no quiero hacer. Luego escribo unas tres horas por la tarde. Si hay muchas distracciones o interrupciones que, seamos sinceros, cuando hay niños, son inevitables, me paso los fines de semana, o un par de días, escribiendo desde que sale el sol hasta que se pone. Me encantaría pasar más tiempo escribiendo pero, para generar ingresos, tienes que promocionar los libros. Estar en línea, en redes sociales, en todo lo que tenga que ver con el marketing es un trabajo de tiempo completo y me lleva un ochenta por ciento de mi tiempo.

¿Por qué decidiste traducir tus libros?

Tener mis libros traducidos es algo que siempre quise hacer. Cuando El niño olvidado (versión en inglés) llegó a la lista de más vendidos en Amazon y allí permaneció, me contactó una editorial que tradujo el libro al alemán y al francés. El éxito de esas traducciones fue el factor decisivo para traducir todos mis libros.

Ahora que estás llegando a más lectores de otros países, idiomas y culturas, ¿tomas eso en cuenta a la hora de escribir un libro nuevo? ¿Tienes en cuenta que algunas ideas pueden funcionar bien en inglés (chistes, juegos de palabras, referencias a marcas o a celebridades), pero no funcionarán cuando se traduzca a otros idiomas? ¿O simplemente escribes para un público de habla inglesa y luego adaptas la historia en la traducción?

Todos mis libros fueron escritos para los lectores estadounidenses de habla inglesa. Eso no quiere decir que, en un futuro, no explore otras culturas, países o ideas.

¿Hay algún idioma al que todavía no tradujiste tus libros, pero te gustaría hacerlo?

Por supuesto. En la actualidad, tengo libros traducidos al alemán, francés, italiano, portugués, español, japonés y chino. Me encantaría traducirlos al hindi, noruego, sueco y finés. Muchos autores venden los derechos porque intentar descubrir cómo promocionar el libro en un mercado extranjero es una tarea no solo abrumadora, sino que hay una barrera idiomática. 

¿Tienes alguna otra pasión además de la escritura?

¡Sí! Me encanta estar en el agua y, como soy muy competitiva en el buen sentido, formo parte de un equipo de carreras de barco dragón y, hace poco, comencé con la canoa hawaiana. No solo me mantienen activa, sino que es muy divertido.

Libros en español de Lorhainne:

El niño olvidado (Serie el forastero 1)

Un bebé y una boda (Serie El forastero 2)

 

Sigue a Lorhainne en redes sociales:

lorhainneeckhart.com

facebook.com/AuthorLorhainneEckhart/

twitter.com/LEckhart

pinterest.ca/lorhainneeckhart/

instagram.com/lorhainneeckhart

amazon.com/Lorhainne-Eckhart/e/B002HD8MQ2

goodreads.com/LorhainneEckhart