Entrevista a Graci Rocha

Cuéntanos algo sobre ti.
Mi nombre es Graciela, pero hace ya tiempo que me transforme en Graci, tengo treinta y tres años y vivo en el sur de Brasil, en uno de los litorales más bonitos del país. Soy profesora por estudio, pero me dedico integralmente a la literatura, como lectora, crítica y escritora. Tengo una familia maravillosa que es mi cable a tierra y mi fuerza para seguir adelante en los momentos más duros. Soy bastante tímida en cuanto a los asuntos personales, pero amo hablar sobre literatura.

¿Cómo empezaste a escribir libros? ¿Cuándo te diste cuenta de que te apasionaba?
Es una pregunta difícil. La literatura llegó a mi vida desde muy pequeña. Mi abuela y mi madre me alfabetizaron a los cinco años. Ya en aquella época era muy fantasiosa, contaba varias y varias historias, la mayoría de ellas con brujas y portales mágicos. Amo los portales mágicos. Pero el hecho de escribir llegó recién en la escuela y fue a través de una profesora de lengua portuguesa que descubrió que había algo en mí, algo latente esperando para salir al mundo. Lo más fascinante de esta historia es que las palabras de ella me ayudaron de diferentes maneras; primero me dieron un sentido de existencia, y luego unas ganas enormes de ser más. Y para una niña con una vida difícil, eso fue increíblemente poderoso. Desde aquel momento me fui apasionando más y más por las historias, y más aún por las palabras y por las formas en que podía usarlas y provocar sensaciones a través de ellas. En mi sitio de internet cuento mejor la historia, es larga, pero es mi historia. http://gracirocha.com/autora/

¿Quiénes son tus autores favoritos a la hora de leer? ¿Algunos de ellos te inspiró para comenzar a escribir?
La primera gran autora de mi vida fue Isabel Allende, la que me introdujo en la lectura de los grandes romances. Tengo un cariño enorme por sus obras. Después de ella me sumergí de cabeza en Sidney Sheldon y creo que fue él quien amoldó verdaderamente mis primeros pasos en la escritura, en la forma de envolver al lector y de crear escenarios. Luego pasé por los clásicos brasileños y Machado de Assis es una de mis verdaderas pasiones, sus narraciones son un desafío increíble, y por último, quedé perdidamente apasionada por los grandes autores de ficción científica y fantástica, como C. S. Lewis, Cassandra Clare y Aldous Huxley. Pero en esta lista de favoritos no puedo dejar de hablar de Ken Follet que, sin dudas, es uno de los mejores creadores de thrillers de todos los tiempos. Ahora, si se tratara de una inspiración para la vida, seguramente Elizabeth Gilbert es una gran referencia para mí y no me refiero a sus obras, sino a su forma de encarar el mundo. Es difícil elegir.

¿Tenías algún autor o libro favorito cuando eras chica?
Recuerdo que en mi infancia tuve dos libros, el primero que me ayudó en el proceso de alfabetización era sobre una pequeña paloma, no recuerdo mucho más de él porque pasó hace muuuuucho tiempo. El otro era una linda versión de la Cenicienta, con gruesas páginas, muy coloridas, y fue una de mis historias favoritas durante mucho tiempo.

¿Qué hay de ti en los personajes de tus libros?
Creo que cuando la gente escribe dona mucho de sí mismo, y con seguridad que hay un poco de mí aquí y otro poco allí, un poco de los excesos en uno, del humor irónico en otro, y creo que si hurgo un poco más, con seguridad descubriría más de mí en otros lugares…

¿Cuál es el personaje que más te costó y cuál es el que más te gusta?
El personaje de la Maldición de Arturo que me resultó más difícil de crear fue sin dudas el propio Arturo. Creo que todavía tiene mucho para mostrar y hasta el final de la serie hará una gran diferencia en la historia, todavía tiene tanto por crecer, pero lograr eso sin perder toda la parte fuerte de la leyenda es un desafío. Estoy convencida de que mi personaje favorito es Antígona. No me pregunten por qué, ya que ni yo misma lo sé. La amo, la forma en que ella es y lo que es. Es divertida, curiosa y un poco maliciosa, me divierte mucho. Lo que más me gusta de ella es que comenzó como un personaje secundario, sin mucha importancia y me mostró que tenía potencial para más. En el segundo libro, ella se revela y, cuando ustedes lo lean, verán que es increíble, incluso siendo una regalada.

¿Cuál fue el reto más importante al que te enfrentaste en tus novelas?
Creo que descubrir mi voz, descubrir a quién mi arte quería tocar; todavía estoy trabajando en eso y creo que todavía es muy temprano para llegar a una conclusión.

¿Investigas para las novelas?
Sí, mucho. Soy una estudiosa por naturaleza y la parte de crear toda una estructura antes de escribirla es demasiado importante para mí. Es donde establezco las raíces de la historia.

¿Qué género nunca escribirías y con cuál estás más cómodo escribiendo?
No diría que nunca escribiría sobre algún género en particular. En verdad, existe una chispa en mí que pretende vagar por todos los lugares, escenarios y tipos de personajes, descubrir nuevas verdades y desafiarme a mí misma, pero confieso que, al no ser una lectora de libros de terror, tengo mayor dificultad para escribir sobre eso. Ideas tengo bastantes, quién sabe algún día… Escribí varias historias antes de encontrarme sumergida en la fantasía para el público joven adulto, y creo que, por ahora, ese es mi lugar de confort, pero en el futuro, quién sabe…

¿Tienes algún lugar y horario especial para escribir? ¿Es algo que programas y nadie debería osar interrumpirte, o haces varias cosas al mismo tiempo?
Tengo una mesa en mi cuarto que da contra la pared para no distraerme mucho, pero la verdad es que lo que más me gusta es escribir con la notebook encima de la cama. Tengo hasta una de esas mesitas personales, ubico mis papeles alrededor y me meto en la escritura. Ahora, en cuanto a leer, mi lugar favorito es el sillón.

¿Por qué decidiste traducir tus libros?
Creo que la plenitud para el autor es ser leído por el mayor número de personas posibles. Así como esa necesidad puede ser un gran impulso para el autor a continuar escribiendo, puede ser también nuestra maldición, por el mismo motivo. En fin, los autores carecemos de esa plenitud casi de la misma forma de la que necesitamos de inspiración, alimentos, amor. No estoy segura, pero probablemente fue por esa causa que decidí traducir la Maldición de Arturo. Realmente quiero que el mayor número de personas tengan acceso a Cass, Arturo, Lancelot, Antígona, y que las personas se embarquen hacia Lemuria y enfrenten los demonios con Luke.

¿Tienes alguna otra pasión además de la escritura?
Con seguridad, la literatura es la fuerza impulsora de mi ser, y  tanto escribir como leer me completan como nada más puede hacerlo. Hablo del sentido profesional. Explicado esto, tengo un cierto gusto para las cosas creativas, pero para la mayoría de ellas no tengo el menor talento, sólo ser terca. Es el caso de cosas como Lettering, música, andar en patines (cosa que amo) y trabajos manuales. Me gusta el arte abstracta, aunque raramente entienda la verdadera intención que quiso mostrar el artista, y amo bailar. La lista se va volviendo interminable, así que mejor la dejamos aquí.

 

Libros en español de Graci:

La maldición de Arturo (Serie Inmortal 1)

 

Sigue a Graci en redes sociales:

gracirocha.com/

facebook.com/autoragracirocha/  

twitter.com/gracirocha_

instagram.com/gracii.rocha