Entrevista a César Costa

Cuéntanos algo sobre ti.

Mi nombre es César (como ya ustedes saben), tengo 38 años y soy de Resende, una ciudad del sur del Estado de Río de Janeiro, en Brasil. Mis padres son portugueses que vinieron para aquí en los años 70, escapando de la guerra civil de Angola, país en el cual vivían y que, en esa época, era una colonia de Portugal. Todavía vivo en Resende, con mi esposa y dos hijos, Ana Carolina de 11 años y Matheus de 8. Además de escritor, soy un microempresario, que trabaja especialmente en el área de artículos militares. Soy formado en la facultad de Sistemas de Información y actualmente, también curso la carrera de Historia.

¿Cómo empezaste a escribir libros? ¿Cuándo te diste cuenta de que te apasionaba?

Escribir siempre fue algo muy natural para mí. Cuando tenía cerca de 10 años escribí dos historias. Una de ellas me la quitó mi profesora de portugués y nunca me la devolvió. Siempre tuve facilidad para componer redacciones y era muy elogiado por eso. Pienso que no elegí a la profesión, sino que ella me eligió a mí. Escribo porque me gusta. Es muy bueno sacar tus locas ideas hacia afuera de la mente y ver que, al final, toman algún sentido. A los veinte años me decidí por escribir mi primer libro con la intención de publicarlo, pero debido a las dificultades del mercado y las demás ocupaciones de la vida, sólo pude hacerlo en el 2012 y, desde entonces, produje varios textos.

¿Quiénes son tus autores favoritos a la hora de leer? ¿Algunos de ellos te inspiró para comenzar a escribir?

La lectura siempre fue uno de mis pasatiempos favoritos. Nunca fui uno de aquellos “nerds” clásicos. Siempre me gustaron los deportes, pero la lectura me proporcionó mucho placer. No tengo preferencia por ningún género en particular, leo un poco de “casi” todo. Me gustan varios autores, dentro de ellos están Tolkien, J. K. Rowling, Conan Doyle, John Grisham… Lo que me llevó a escribir en un principio, en verdad, no fue la influencia o la inspiración en determinados autores. Lo que sí me gustó siempre fueron los juegos de rol, con los que me divertí mucho en mi adolescencia.

¿Tenías algún autor o libro favorito cuando eras chico?

Cuando era un niño, un libro que me encantó fue El Principito, pero también me gustaban mucho los libros de Pedro Bandeira, en especial las aventuras de sus personajes “Os Karas”, en libros La droga de la obediencia, La droga de la amistad, Ángel de la muerte, Pantano de sangre y otros. Entre los que leí puedo citar también un libro llamado El escarabajo del diablo. Leí muchos libros de una famosa saga en Brasil, llamada “Vaga-Lume”, que tenía libros de diversos autores maravillosos.

¿Qué hay de ti en los personajes de tus libros?

¿La locura tal vez? Realmente hay muchas cosas mías en mis personajes, especialmente en los momentos más cómicos. Muchas historias que viví fueron, de algún modo, adaptadas y agregadas en determinados pasajes de los libros, pero busco que sea de forma muy sutil, para que los personajes sean ellos mismos. Y créeme que la idea de que ellos ganen vida propia y dicten su propio camino no es algo inventado, ocurre realmente.

¿Cuál es el personaje que más te costó y cuál es el que más te gusta?

Cada personaje presenta un desafío y una complejidad diferente. Como dije antes, el autor puede planear algo, pero el personaje crea su propia vida y termina determinando su propia historia. A pesar de esto, creo que el más complejo fue Roberto, del libro Lado A y Lado B- Retalhos de Uma História de Amor, que está camino a ser traducido al español. Sobre cuál me gusta más, es una pregunta imposible de responder, es como que me preguntes a cuál de mis hijos amo más… son todos mis hijos, adoro a todos, incluso a los peores.

¿Cuál fue el reto más importante al que te enfrentaste en tus novelas?

El mayor desafío, sin ninguna duda, fue la publicación de mis libros. Durante muchos años, el mercado brasileño fue muy cerrado y publicar algo era prácticamente imposible para los desconocidos, por eso es que tardé tanto en terminar mi primer libro y publicarlo. Felizmente, la realidad cambió bastante y hoy es posible buscar una carrera como autor, aunque pagar las cuentas con esta carrera ya es otra historia.

¿Investigas para las novelas?

Depende del libro que vaya a escribir. Por ejemplo, tengo un libro llamado 2 de Julio Historia de Libertad (también en período de traducción al español), que es una ficción basada en eventos reales históricos, ocurridos en el Estado de Bahía, aquí en Brasil. Entonces, eso me costó una atenta pesquisa relativa a los eventos que incluí en el libro. También hay una pesquisa indirecta, ya que escribí dos libros de cuentos con historias del detective Sherlock Holmes, y eso, lógicamente, ocurrió después de leer toda la obra de Conan Doyle y apasionarme por el personaje. La serie televisiva Sherlock Holmes de la británica TV Granada también me influenció mucho en el modo en cómo retraté a Sherlock en mis historias. En fin, de cualquier modo, la vida y sus experiencias, también son una gran y esencial fuente de pesquisa para las obras.

¿Qué género nunca escribirías y con cuál estás más cómodo escribiendo?

Creo que no escribiría romances eróticos, no por preconcepto, sino por no ser parte de mis gustos. Creo que el resultado final sería un fracaso. Tengo también un poco de dificultad para escribir historias de terror porque pasar ese sentimiento a través de palabras no es un trabajo nada fácil. Dejando de lado esos casos, no tengo preferencia por ningún género y tengo libros desde infantiles hasta policiales. En verdad, escribo lo que me viene a la cabeza, sin preocuparme por géneros.

¿Tienes algún lugar y horario especial para escribir? ¿Es algo que programas y nadie debería osar interrumpirte, o haces varias cosas al mismo tiempo?

No tengo ningún horario o ritual para escribir y mezclo esta actividad con muchas otras cosas. He escrito libros en momentos libres del trabajo, entre atender un cliente y otro, así como ya lo hice en el absoluto silencio de la madrugada.

¿Por qué decidiste traducir tus libros?

Me encanta la idea de que mis obras sean leídas por el mundo de allá afuera. Fue algo que siempre soñé y ahora, gracias a la colaboración de personas excelentes, como Leandro Gavira y a través de la plataforma de Babelcube, está siendo posible.

¿Tienes alguna otra pasión además de la escritura?

No solamente me apasiona escribir, también me apasiona leer mucho. Infelizmente, hoy nos encontramos con una generación de aspirantes escritores que jamás leyeron un libro en su vida o, si lo hicieron, se puede contar esa cantidad con los dedos de las manos. Me gustan mucho los deportes y lógicamente, mi mayor pasión es mi familia.

 

Libros en español de César:

El secuestro (Serie Las aventuras de la detective Carolina Mendonça 1)

Los casos ocultos de Sherlock Holmes – Volumen I

El tesoro más grande de la Tierra

 

Sigue a César en redes sociales:

cesarcosta.com.br

facebook.com/escritorcesarcosta/  

twitter.com/cesarrmcosta

instagram.com/cesarrmcosta/